¿Cómo se construye la paz y qué podemos hacer en el ámbito educativo para contribuir a alcanzar esta finalidad?

Urge pasar de las palabras a los hechos. Que en cada rincón del mundo, los habitantes tengan una oportunidad de disfrutar en perfecta armonía como personas en una dinámica social con un gran respeto a la naturaleza aprovechando de manera responsable sus recursos.

Para Martí es importante conocer para gobernar bien, porque al conocer al pueblo que se gobierna, se le está respetando su historia y cultura; se está contribuyendo a la consolidación de su identidad. Un pueblo que conoce y siente orgullo por su historia y su cultura, es un pueblo feliz.

La paz no se consigue con una actitud pasiva, sino por el contrario, requieren de muchísimo esfuerzo y trabajo para, por una parte, se generen espacios de paz y, por otra, para que estos espacios de paz tejan redes, vínculos entre sí.