Desperté cuando la luz de la tarde se doraba como la piel de una manzana...

Aquí, sin norma ni medida, el aire, líquido del tiempo...