El mundo: climas y elecciones

Los últimos días hemos vivido situaciones climáticas sin precedentes. A finales del año pasado se anunciaba que tendríamos el invierno más frío en las últimas décadas y, por supuesto, suponíamos que era la antesala de una época de calor también intensa. Sin embargo, no esperábamos o no sabíamos que la oleada de calor que viviríamos podría llegar a los 60º C de sensación térmica en algunas zonas.

Cada día es más agobiante trasladarnos de un lado a otro, conducir o esperar el transporte público; caminar por las calles al mediodía y a las primeras horas de la tarde nos recuerdan el cuento de Juan Rulfo:  

 Juan Rulfo “Nos han dado la tierra”:

Después de tantas horas de caminar sin encontrar ni una sombra de árbol, ni una semilla de árbol, ni una raíz de nada, se oye el ladrar de los perros […] Cae una gota de agua, grande, gorda, haciendo un agujero en la tierra y dejando una plasta como la de un salivazo. Cae sola. Nosotros esperamos a que sigan cayendo más y las buscamos con los ojos. Pero no hay ninguna más. No llueve.  

El calor sin lluvia, ríos secos, tormentas solares, auroras boreales, como profecías anunciadas por Nosgtradamus y Bababanga, terminan por no extrañarnos ante la enajenación y la barbarie. ¿Será acaso la naturaleza avisándonos que ha llegado el fin?

Lo cierto es que mientras nos quejamos del calor, la construcción de desarrollos habitacionales exclusivos acaba con los pulmones naturales de la tierra. Este calor nos es más que una advertencia de que hemos hecho mal nuestra tarea, y no es que seamos muchos, sino que producimos demasiado por el consumo desmedido, alentado por los grandes capitales, a quienes no les interesa nuestro futuro ni bienestar.

Un ejemplo son las grandes guerras de este nuevo milenio, primero Ucrania y Rusia, fraguada de intereses geopolíticos y económicos, después Israel y Palestina, ambas por la disputa de un territorio, han dejado claro que nada importa para los intereses del poder.

Las guerras han llevado a la destrucción de ciudades enteras, de historia, de cultura, de conocimiento, de la alegría, de los recuerdos de infancia y de la esperanza de muchos seres humanos ¿Importará, entonces, el entorno natural?

La política y la economía aparecen como dos gigantes, en cuyas sombras se oculta el poder, del cual, como dice Foucault, no podemos escapar como si del destino se tratase. Pero, aunque las apariencias digan lo contrario, aun podemos elegir.

En México se vive un nuevo periodo electoral en el que hemos visto asesinar a más de 100 candidatos, lo que refleja el alto nivel de violencia e impunidad y en el que hemos sido testigos del quebranto de los principios y voluntades. Los cambios abruptos de un partido a otro evidencian el cinismo político que ha existido siempre, pero que ahora no importa que sea vea, lo único es conservar las prebendas del erario. Sin máscara alguna, piden el voto a al pueblo que traicionaron.

Ante tal ignominia, podemos elegir votar o no, ser cómplices de unos u otros, pero siempre podemos elegir.

Hoy, el planeta arde por dentro y por fuera, el odio y la ambición parecen no dar tregua, de la misma manera que el Sol nos hace una llamada de atención para ver lo que estamos a punto de perder por no elegir la vida ante el dolor y la muerte, para atesorar las cosas pequeñitas como una mañana fresca, una gota de lluvia o el espectáculo de un árbol reverdecer.

Por eso, esta edición 44 de Lectámbulos El mundo: climas y elecciones hace un llamado a la esperanza, ya que ante los diferentes climas que se viven en el mundo, aún podemos elegir por el amor, la solidaridad y el respeto a la vida, antes de que sea tarde.

Nació en Mérida, Yucatán el 3 de enero de 1978. Licenciada en Educación Secundaria con la especialidad en Español por la Escuela Normal Superior de Yucatán y Maestra en Cultura y Literatura Contemporánea de Hispanoamérica por la Universidad Modelo. Diplomada en Competencia Lectora: un Enfoque para la Vida y el Aula (Tecnológico de Monterrey, 2013); Investigación Literaria con enfoque de estudios culturales (Univ. Modelo, 2008); Periodismo, protocolo y Literatura (IECY, 2004-2005) y Literatura y Crítica Literaria (ICY-Santillana, 2002-2003). Actualmente, estudia el Doctorado en Ciencias Filosóficas en la Universidad de la Habana. Narradora, poeta y editora. Ha recibido el Premio Estatal de Cuento Corto El espíritu de las Letras (2015); el Segundo Lugar del Premio Nacional de Cuento Jesús Amaro Gamboa (2005); el Premio Estatal de Poesía Joven Jorge Lara (2005) y la beca del Programa Creadores del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Yucatán (FOECAY- 2004). Becaria en dos ocasiones del Programa de Fomento y Coinversiones Culturales del Fondo para la Cultura y las Artes en 2006 y 2016, la primera por su proyecto Palabra Viva (2005-2008) para mujeres internas, jóvenes acusados de delitos violentos y enfermos de VIH y SIDA internos en el Cereso de Mérida. La segunda, fue por el proyecto Ko’olelo’ob, migrantes del tiempo que tejió un puente de memoria a partir de la palabra entre hijas, madres y abuelas de cuatro comunidades mayas de Yucatán. Es presidenta de Zedík, A. C., miembro del Centro Yucateco de Escritores, A. C. y miembro distinguido del Colegio de Profesores de Educación Básica de Yucatán, A. C. por su labor educativa dirigida generar estrategias de fomento a la lectura con niños, como el proyecto Kanules del Mundo Maya (2012-2018) y públicos vulnerables. Titular la cápsula radiofónica A salto de página, en Grupo Rivas dentro del noticiero Arcadio en la Radio, un breve espacio dedicado al placer de la lectura (2013-2016). Ha participado como ponente y conferencista en diversos encuentros y coloquios nacionales e internacionales de escritores y de educación. Coordinadora fundadora de la Escuela de Creación Literaria del Centro Estatal de Bellas Artes y de su programa de formación (2008-2011), así como del programa Biblioteca Básica de Yucatán de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (2009-2013) y de la Unidad Editorial de la misma Secretaría de 2013 a 2018. Creadora y organizadora del Foro Regional Educación y Cultura, con el tema En los espacios que habitamos en octubre de 2014 y La filosofía y la imaginación en las lenguas originarias de América en 2016; asimismo del Coloquio Internacional de Filosofía de la Ciencia y de las Grandes Ideas en octubre de 2015 y que en su emisión del 2017 llevó el subtítulo Cosmogonías de los pueblos vivos de América; y el Seminario Internacional de Periodismo que reúne a colaboradores del periódico Por Esto!, evento que se realiza desde 2015. Directora editorial del suplemento infantil MUNDOS del periódico Por Esto! (2016-2020) donde también publica artículos periódicamente. Entre sus publicaciones se encuentran Cartas a Sofía, epistolario filosófico para niños publicado por entregas en el periódico Por Esto!, el libro digital Ko’olelo’ob, migrantes del tiempo, hijas, madres y abuelas escribiendo la memoria (FONCA, SEGEY/2017), la colección infantil interactiva Kanules del Mundo maya (SEGEY/2012-2018), el libro de cuentos Vestido rojo y sin tacones (H. Ayuntamiento de Mérida/2008) y Memorias de mujeres en prisión y otros relatos (ICY, Zedík/2006), entre otros.