Única y no. Pequeño dueto interior de Erika Torres

Dos personajes dialogan

ÚNICA: Siempre quise correr hacia donde no había nadie.
Mirar y encontrar aquel vacío que existe entre todas las cosas,
las acciones, las manifestaciones y descubrimientos de los otros.
 
NO: Siempre quise ir a ese lugar donde no había nadie
porque nadie estaba interesado en estar ahí,
en ese espacio donde las miradas se desvían…
 
ÚNICA: “No ir hacia el horizonte ajeno” me prometía,
porque estaba convencida de que cada ser tiene su propio horizonte
y paisajes únicos se revelan ante él como regalo de la existencia…
 
NO: Urgía llegar al lugar donde las cosas se les escapan,
donde el detalle es tan pequeño que nadie lo ve,
donde el sonido es sucio y no se entiende.
 
ÚNICA: La búsqueda de ese espacio vacío, de esas imprecisiones
Crearon un imán mutuo donde ellas me estaban hablando a mi,
Por eso se mostraban como las luciérnagas ante mis ojos.
 
ÚNICA reza su propio credo
 
ÚNICA: “Amo todo lo impreciso,
donde la claridad está ausente
y gobiernan límites borrosos,
donde el temblor no es debilidad
si no cualidad,
donde la vibración de las cosas
significa mucho más que la manifestación de la vida dentro de ellas:
Paraje que vibra y es borroso,
que ruido es y nebuloso,
con un ligero sabor a polvo…
Atesoro mi turbulencia,
como quien ha encontrado el paraíso
y sueña que ve y saborea la duda.”
 
NO: ¡Ay, Duda!
Duda que amas lo ambiguo
y que buscas de maneras distintas el desequilibrio del ser.
 
ÚNICA: ¡Ay desequilibrio!
Borra toda huella de lógica en tu balanceo
y lo único que te reciba sea el suelo
en la sonora caída de los cuerpos.
 
NO reza su credo
 
NO: “Amo el fallo,
el terreno desigual y el accidente,
por eso caigo con alegría
y gozo de la posibilidad de no estar erecto todo el tiempo.
Amo el accidente
que te hace descubrir la inconciencia
y te revela futuras conciencias en respuesta al accidente.
Porque lo inesperado no es preciso
aunque la caída si lo es.”
 
ÚNICA: Que falta de equilibro experimento
y que gozo siento al estar viviendo en éste estado
permitente de estar llena de errores como de pecas.
 
NO: Tantas pecas distintas
que hacen de tu piel esa piel imperfecta y rosácea
difícil de esconder en un mundo donde pocos se enrojecen,
enrojeciendo por tantas cosas y motivos ajenos al sol…
 
ÚNICA: Resulta que enrojezco por temas no climáticos…
 
NO: Enrojecer mostrando la belleza la perfecta relación sicosomática!
Pucha!
 
ÚNICA: Es el amor a todo lo que surge y revuela,
que mueve la sangre y explota como fulgor dentro de mi…
Es la predisposición hacia la turbulencia,
Convirtiéndome en eso que no se ase y se ve…
 
NO: ¡Asustas! Me dijeron una vez…
¿no te has dado cuenta que asustas?
Y no, no había reparado en el hecho
de que mi enorme sorpresa ante el mundo
hiciera que me manifestara oficiante del asombro.
 
ÚNICA: Y por que todas las veces que ves al cielo
amando a los zopilotes que vuelan, planean,
suben y descienden en corrientes imperceptibles a tus cálculos…
 
NO: No, no me había dado cuenta porque no me veo…
 
ÚNICA: Me distraes… sigo
 
NO: Sigue, sólo si en tu mente, que no para, y que le importa todo,
te interesas por el hermoso diseño aerodinámico de las cucarachas, jajajajajajaja…
 
ÚNICA: “Soy ferviente creyente de que la mosca es un dios…
 
NO y ÚNICA recitan de memoria juntos
 
NO – ÚNICA: Capaz de verlo todo mientras se lava las manos…
¡No espanten a la mosca que ha venido a saludarme,
con sus cantos de vientos y la mierda!
De los pocos que no se espantan cuando los ves,
diosa del ritmo y la velocidad,
inquisidora de secretos,
que contienen su antiguo y su nuevo testamento…

Erika Torres
Actriz, bailarina, coreógrafa, diseñadora de vestuario e iluminación, fotógrafa escénica, docente y escritora. Ha desarrollado su trabajo en México, Costa Rica, Estados Unidos y Europa. En 2000 recibe la Medalla al Mérito Artístico otorgada por el Gobierno de Yucatán. Su trabajo aborda el estudio de la naturaleza del pensamiento caótico y su expresión en el habla, la escritura y la escena; la relación entre sonido y movimiento, simbiosis e independencia en el discurso escénico, especializada en interdisciplina. Ha dirigido más de 30 producciones coreográficas con las que ha recibido becas para estudios en el extranjero por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores, becas nacionales otorgadas por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el Premio del Público y dos veces premiada como mejor bailarina en el Festival Internacional de Danza Contemporánea Lila López. Representó a México en el Festival Internacional de Coreógrafos de Costa Rica y en la inauguración de Les Bains Connective Art Factory de Bruselas. Sus coreografías son producciones realizadas para el Festival de Arte Contemporáneo de León, Guanajuato, el Festival Internacional Cervantino, el Festival Internacional Música y Escena, el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez y el Festival Eduardo Mata. Es directora de teatro para cuatro producciones de las siguientes instituciones y programas: el Centro Nacional de las Artes, el Teatro de la Ciudad, el Festival Internacional Cervantino y el Programa Nacional de Teatro Escolar. En ópera, ha trabajado en dos producciones con el Estudio de Opera de Bellas Artes para el Festival Internacional Cervantino y ha sido coreógrafa de óperas del compositor mexicano Víctor Rasgado desde el 2009. Actualmente trabaja con la Compañía Nacional de Ópera desde 2019 y en producciones de ópera del Teatro del Bicentenario desde 2012.