Poesía Diario de una cabra loca de Erika Torres

Carlos Camarillo, actor.

Pensamientos de una cabra loca

Para una cabra, el caminar es importante.
No importa cuantos pasos se den,
el ritmo lo es todo
y hasta parece que lo dicta el camino:
Un camino de piedras.
 
Para una cabra, el paraíso tiene que ver con la dificultad.
Mientras sus patas puedan encontrar unos milímetros de superficie,
ella se sostendrá y seguirá trepando esos paisajes imposibles de conquistar si no se es cabra.

De Cabra Loca te toca poca.
Cabra sedienta,
cabra de dientes grandes y sonrisa amplia,
pero sobre todo:
Cabra de ideas desbocadas.
Ha de ser por sus dientes,
por su pequeña dosis de balanceo
y por su sed.
 
Cada cabra tiene su propia manera de codificar su andar,
por eso se piensa que son cabras matemáticas,
aunque ellas no mastican números…
Ellas escuchan el eco de sus pasos en las montañas y dicen con certidumbre:
¡4537 pasos y contando!
 
Cada cabra tiene un particular modo de silbar.
Es un silbido para dentro,
por eso tienen cara de circunspectas.
La elegancia se les da en el rostro
y el silbido, es un escape por donde se cuelan sonidos de la hierva…
trabada entre sus dientes.
 
Cada cabra tiene:
un diente falso,
una mentira profunda
y un sueño que cumplir.
 
Y mientras tanto,
todas las cabras suben
al árbol de sus vidas,
Sin saber como bajar…
porque sí
            Y porque no…
 
Todas las cabras insisten
en ir, reír y ser queer.

Habla real de una Cabra Loca

Berrendos becerros,
broncos troncos de miel,
Trazos y trenzas.
 
Busco vísceras y sueños,
trozos de puertas con ríos…
Tiemblan las patas,
todas las patas,
Cada una de ellas.
 
Música para la noche,
tristes cabras locas,
cada que el viento suena,
como que cae,
como que ríe,
como que llora…
 
Beee, veeeee, beee, veeeee,
todos los tiempos resuenan…
Todas las risas balan
Beeee, veeee, Beeee, veeeee…

Una Cabra Loca expresando sus sentimientos

Muchos machos mochos,
Michas molas, malas muescas y muescas.
Tu tocas, te picas y pecas.
Tunas espinas, cabras locas…
Te tengo tica loca,
Me tengo tu boca, todo toca,
Tiemblas loca:
Tu voz tu viento…
Mi tristeza suena.
 
Soy y no,
¡Yo sí!
¿Cuándo?
Lluvia, ojos, melancolía…
Saudade…
Todo tiembla,
mío yo…
Duermo.

Creencias de una Cabras Loca

Cuando las cabras así lo deciden, se reúnen
a no decir nada,
a danzar sueltas de patas,
a mirar el cielo y las aguas,
a contar estrellas
y a caminar una en sentido contrario de la otra.
 
Solo una cabra puede ser feliz a la vez,
por eso andan de tres en tres y no incluyen a ninguna otra,
pues la felicidad tardaría en llegar.
En el intermedio, hay danzas solemnes
que señalan el sin sentido,
e incluyen subir a un árbol.
La cabra feliz no sube,
porque su felicidad la ablanda
y es por eso que las tres cabras honran la solemnidad:
Porque da fuerza para ser cabra subidera,
porque el corazón se agarra bien bonito
y porque solo así se conoce el don del capricho,
tan importante para ser uno mismo.


 

Erika Torres
Actriz, bailarina, coreógrafa, diseñadora de vestuario e iluminación, fotógrafa escénica, docente y escritora. Ha desarrollado su trabajo en México, Costa Rica, Estados Unidos y Europa. En 2000 recibe la Medalla al Mérito Artístico otorgada por el Gobierno de Yucatán. Su trabajo aborda el estudio de la naturaleza del pensamiento caótico y su expresión en el habla, la escritura y la escena; la relación entre sonido y movimiento, simbiosis e independencia en el discurso escénico, especializada en interdisciplina. Ha dirigido más de 30 producciones coreográficas con las que ha recibido becas para estudios en el extranjero por el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores, becas nacionales otorgadas por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el Premio del Público y dos veces premiada como mejor bailarina en el Festival Internacional de Danza Contemporánea Lila López. Representó a México en el Festival Internacional de Coreógrafos de Costa Rica y en la inauguración de Les Bains Connective Art Factory de Bruselas. Sus coreografías son producciones realizadas para el Festival de Arte Contemporáneo de León, Guanajuato, el Festival Internacional Cervantino, el Festival Internacional Música y Escena, el Foro de Música Nueva Manuel Enríquez y el Festival Eduardo Mata. Es directora de teatro para cuatro producciones de las siguientes instituciones y programas: el Centro Nacional de las Artes, el Teatro de la Ciudad, el Festival Internacional Cervantino y el Programa Nacional de Teatro Escolar. En ópera, ha trabajado en dos producciones con el Estudio de Opera de Bellas Artes para el Festival Internacional Cervantino y ha sido coreógrafa de óperas del compositor mexicano Víctor Rasgado desde el 2009. Actualmente trabaja con la Compañía Nacional de Ópera desde 2019 y en producciones de ópera del Teatro del Bicentenario desde 2012.