Inclusión-digital en tiempos de recesión

Los tiempos de recesión la mayoría de las veces hacen mejores a los habitantes de una sociedad; la disminución generalizada de la actividad económica de una región en el mejor de los casos lleva a pensar en los olvidados, rezagados y excluidos; para muestra lo que la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato (UVEG), dirigida por Guadalupe Valenzuela Ríos está implementando, un proyecto que hace llegar contenidos educativos a los habitantes de zonas rurales a partir de puntos de acceso sin necesidad de conexión a Internet a través del proyecto “Caja educativa”; idea galardonada en la categoría “e-Educación” por la empresa UGEOBE Teconología en Gobierno S. de R.L. de C.V. alcanzando con su implementación el premio por proyecto tecnológico-educativo.

Guanajuato, uno de los pocos estados que invierte en accionas de vocacionamiento científico y tecnológico en el estudiantado y que cuenta con la segunda matrícula más grande de educación virtual y a distancia del país, a través de los servicios que brinda la UVEG, en el año 2022 a partir un ordenador “monoplaca” del tamaño de una tarjeta de crédito es ejemplo de inclusión digital al hacer posible que la informática sea accesible y asequible para las comunidades rurales lejanas.

La tecnología Raspberry Pi cuyo nombre hace referencia a un pastel de frambuesa (raspberry pie) desarrollado por Raspberry Pi Foundation en el Reino Unido utilizada en el estado que conocemos como la cuna de la independencia la pone en marcha a partir de un servidor web o alojamiento de contenidos amplios y dinámicos, haciendo original y motivador el aprendizaje, además de facilitar la conexión con la modernidad, reduciendo la brecha digital en docentes y estudiantes de educación media superior.

Raspberry Pi ayuda y mucho en el Telebachillerato de Guanajuato que en el ciclo escolar 2015-2016 contaba con 574 planteles haciendo presencia en 46 municipios de la entidad, ubicados la mayoría en zonas rurales de alta marginación, atendiendo la “Caja educativa” a varios alumnos de comunidades vulnerables, habitantes de localidades menores a 750 habitantes.

Necesario es hablar de estos logros para recordar la importancia de políticas públicas que impulsen la inclusión en el mundo virtual que hoy forma parte de nuestras vidas. Las nuevas formas de enseñar y aprender a distancia tienen fortalezas que no hay que sepultar, más en este mundo que el COVID 19 nos invitó a pensar en otras rutas que ayuden a alcanzar competencias que mejoren los problemas presentes y a planear un mejor futuro para las nuevas generaciones.  

Información adquirida de:

.

Ivonne Bouillé Araluce
Nació en Torreón Coahuila, en 1968. Licenciada en Historia con un posgrado en Educación. Docente de asignaturas del área de Ciencias Sociales. Trabajó del 2016 al 2020 como Responsable Académica del Bachillerato Intercultural de Popolá en Valladolid, Yucatán y del 2016 al 2018 supervisando de manera académica a los 198 planteles del Telebachillerato Comunitario (TBC) en el mismo estado, actividades que la conectaron con las costumbres, tradiciones, formas de vida y el aprendizaje servicio propio de las comunidades rurales. Ha colaborado con la Dirección General de Bachillerato de la SEP en la creación del programa modular de primer semestre del TBC “Matemáticas, fuerzas y movimiento”, con la Universidad del Valle de México campus Mérida en la elaboración del programa de la asignatura Comparative History, así como en la revisión del programa de estudios del Bachillerato Intercultural de Yucatán bajo la supervisión de la Coordinación General de Educación Intercultural y Bilingüe CGEIB.