La filosofía, a pesar de todas las “gloriosas” advertencias de su obsolescencia en un mundo de datos, tecnología e hiper racionalidad, tiene mucho que celebrar en este 2021, porque se resiste, persiste y nutre de las cualidades esenciales del ser humano.

Ante las circunstancias opresivas de la realidad social, de carácter estamental y corporativo que fueron las colonias americanas del imperio español, los criollos por una parte y los indígenas y mestizos por otra, desarrollaron un pensamiento propio, americano, cuyos tópicos acusan en modo acorde a sus visiones del mundo, la necesidad de hallar motivos de dignidad y significados para fundamentar sus identidades sociales.