Me reconozco hija de todas aquellas que labraron el camino a golpe de amor al oficio. Mujeres de teatro. Ese oficio que, a veces, hoy se cotiza caro.

Me llamo Efraín Rodríguez, tengo 34 años, soy actor, nací en México y migré a España hace 13 años. Narcotraficante, delincuente, camello, sicario, presidiario, expresidiario o futuro presidiario, son 4 de cada 5 propuestas de personajes que recibo en el sector audiovisual.

En nuestra intimidad nadie nos juzga. Nadie excepto nosotros mismos. En Porn is on tocamos un tema poco abarcado en lo que al porno se refiere: el rechazo inmediato por el producto consumido una vez que se obtiene el orgasmo.

“Dejad que los pájaros se acerquen a mí” parece estar diciendo el cantaor Antonio Mairena congelado en metal, mientras una paloma se posa en su cabeza.

En septiembre de 2017, una foto colgada en el muro que separa a Estados Unidos y México a la altura de Tecate, Baja California, le dio la vuelta al mundo. Las manos de un niño, de rostro vivaz y tierno, se posaban por encima de la valla como para facilitar la mirada con que escudriñaba lo que estaba del otro lado.

En el campo de las artes visuales, en el que me desempeño, se registraron sensibles pérdidas, pero me parece mucho más pertinente asociarlas a la idea de la permanencia, porque la huella de los artistas auténticos sigue abonando las experiencias de sus contemporáneos y de los que vendrán.